domingo, 13 de octubre de 2013

Hechicero del color


Por Manoli Ruiz B.
Miembro de la Asociación Española e Internacional de Críticos de Arte
Octubre de 2013. Madrid, España

 

Orlando Arias, Potosí, Bolivia 1954, es de esa clase de personas que desde sus comienzos se ha adaptado a todas las circunstancias que han rodeado su vida, aprovechando de todos y cada uno de los momentos lo mejor para su crecimiento en el mundo artístico e intelectual.
 
Desde muy joven y después de realizar estudios en diversas escuelas universitarias, decidió salir de su país, viajó a Ecuador, Colombia y a varios otros países del continente americano, llega a Europa y permanece en Italia un tiempo, para más tarde establecerse en España. Desde el año 2004 ubicado en Madrid, ha realizado varias exposiciones individuales y/o colectivas con trascendencia internacional.


En este momento, con una selección de su obra más reciente se dispone a preparar un nuevo evento expositivo individual. Ha sido invitado por "arte y artistas" y el Centro Cultural Nicolás Salmerón, del distrito de Chamartín, a tomar parte en" la semana intercultural" que abarca una serie de actos culturales muy importantes..
Hablar de Orlando Arias es referirse a una persona involucrada en diversos aspectos del mundo de la cultura: arte, poesía, literatura; recientemente ha presentado una novela "los sueños de Alejandro e Isabel", el contenido está comprometida con la sociedad, con sus problemas y con el carácter que adquieren ciertos actos sobre los seres humanos, llevándolos al caos y a la ruina. Con sus sueños y sus perlas doradas, conseguidas en cada triunfo, da un valor en primera escala a la sensibilidad, a la vida con mayúsculas, donde alberga a todo ser humano, sin diferencia de clases ni color. Como persona que está muy cerca del artista en todos sus avatares, me cabe decir que estamos ante un ser humano de cualidades extraordinarias, ¡ojalá! una gran parte de la sociedad fuera así... es halagador para los que estamos cerca de él, compartir tertulias, exposiciones, sus libros...
 
Como pintor, tiene una paleta extraordinaria, llena de color y matices, desde los fondos que armoniza sin que nada sea discordante, hasta esas figuras estilizadas que dibuja y desdibuja, y que se asemejan a la estructura y montaje de una gran escena de teatro, donde el primer actor tiene la misma representación que los que le rodean, y su composición final es cuando están disponibles para levantar el telón.

Ha tenido épocas en su pintura muy diferentes, pero desde muy temprana edad, ha hecho de la pintura su mundo y de ese mundo un arte portentoso.  Desde sus realismos mágicos, costumbristas, coloristas, alegorías de su país, hasta los ciberandinos, esos robots con los que el compara a la sociedad en que vivimos. Las abstracciones, magníficas de composición, de color, con unas veladuras que hacen honor a su categoría de "maestro del color".
 
La obra que hoy nos presenta, es totalmente nueva, diferente, un surrealismo mágico que nos recuerda a lo sencillo, a lo etéreo en la figura, sus máscaras definen el escenario de su teatro mágico, pero todo con una profusión de tonalidades que sin duda dejan constancia de la identidad de su paleta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada