lunes, 26 de marzo de 2012

América selva virgen


Por FEDERICO VILLEGAS BARRIENTOS
Poeta, escritor y crítico de arte – Medellín 1999






         El maestro Orlando Arias Morales, un boliviano sembrado por amor en Antioquia, después de pasearse por todos los estilos, hoy este pintor nos entrega con una factura no de primavera refrescante, sino de manera trágica y hermosa la selva pulmón del mundo.

         Definitivamente Orlando es un poeta de la plástica, sus selvas tienen la soledad de los árboles sin hojas y sin frutos, sin esos charcos de sombras negras en las raíces llenos de silencio, los troncos desnudos, las ramas se entrelazan como manos buscando la ternura en la epidermis de un color matizado por varias luces a la deriva de la savia de la naturaleza, como la anatomía esquelética que muestra la muerte y el aire de los desiertos, pero con la fortuna y gracia, el artista hace de estos elementos la verdadera belleza que nace de lo extraño, que huye de lo común de lo gregario y le imprime un toque de asombro, a la selva la deja sin verde, pero con un mágico reflejo de lo que perdura en la penumbra, convirtiendo en un chamisero de anatomía esquelética que el pintor retrata, se retuercen en la miseria, cruel espejismo de lo que ven los ojos de este maestro en esta patria gemela, es el inconsciente de los habitantes de este ejército humano, se retuerce como una enredadera en dolor y angustia, por la sequía de justicia, por eso el pintor muestra este drama con sed y nos embruja por su belleza.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada